En Feminist Frequency reconocen que son un fraude

Maricona Mcintosh ataca de nuevo, en este caso revelando que los trabajos de Feminist Frequency no se basan en hechos:

Captura de pantalla 2015-04-05 a las 14.55.30

Traducción:

La grabación de documentales se tiene que alejar de los películas basadas en hechos porque los hechos no constituyen la verdad” -Werner Herzog.

Esto es algo que ya sabíamos desde el momento en que todos los video de “Tropes vs Women” no se basan en hechos desde los que se ha sacado una conclusión, sino en prejuicios y la posterior búsqueda de datos que concuerden con los mismos o incluso la creación de nuevos para ello.

Esto es importante porque una de las premisas en las que se basa la serie Tropes vs Women es que estos son un generador de sexismo. ¿Como es que hasta que no ha aparecido Anita Sarkeesian no se ha hablado del tema? La explicación que da Anita en uno de sus videos es hilarante, en concreto en su video Women as Background Decoration (Part 1) donde llega a decir eso de:

En resumen, cuando menos piensas que te afecta, lo más seguro es que seas afectado.

Esto lo decía en referencia a que los videojuegos provocan sexismo. Ahora bien… ¿es cierto eso? Ayer por el hashtag #gamergate aparecieron referencias a un estudio que se puede encontrar en el pubmed sobre el tema, lo que deberían haber hecho en Feminist Frequency y no han hecho. El pubmed son palabras mayores ya que es un repositorio de publicaciones médicas y por tanto hablamos de un texto científico.

Alistando un diseño longitudinal de tres años, el presente estudio evalúa la relación entre los videojuegos y las actitdes sexistas usando datos de una muestra representativa de jugadores de 14años en adelante, controlada por edad y estudios. Se encontró que las actitudes sexistas, medidas por una pequeña escala sobre los roles de género en la sociedad, no estaban relacionadas con el uso diario de los videojuegos y las preferencias por géneros específicos tanto para jugadores hombre como para jugadoras mujeres.

Un estudio de tres años donde se sacan datos de diferentes muestras y se saca una conclusión donde se dice que los videojuegos no son sexistas. Claro esta que no nos podemos olvidar que los hechos no constituyen la verdad. ¿Lo más divertido? Pues que la aparición del estudio debe haber puesto de los nervios a Sheri Rubin quien es la que realmente mueve los hilos desde la sombra y lo primero que ha hecho es enviar a una de sus perras de presa que no ha dudado en dejar ir lo siguiente vía twitter:

Leighhipocrita

¿Cual es su base para decir que los videojuegos provocan sexismo? Pues la teoría del cultivo, en el propio estudio lo comentan:

LA APA Task Force on the Sexualization of Girls sugirió que medios como la televisión y los videojuegos pueden moldear y afectar las creencias sobre las actitudes acerca de los roles de género en la sociedad.

¿Recordáis que el feminismo de tercera ola es el que dice que los roles de género son un elemento cultural? Pues de ahí la obsesión de querer meterse en la cultura, en los medios, para manipular lo que ellos consideran la fuente del sexismo. En, fin, sigamos:

La teoría del cultivo afirma que una exposición a largo plazo al contenido de los medios puede afectar la percepción de las realidades sociales y sus actitudes frente a estas. Más específicamente aumnte que la percepción de las realidades sociales se vuelven más similares a la forma en que son mostradas en los medios, cuanto más se usa el medio. Los llamados efectos de primer orden que se relacionan con la percepción individual de la realidad se asumen que serán complementados por efectos de segundo orden relacionados con las creencias y actitudes personales. 

Dicho de otra manera, somos permeables a aquellos mensajes que el ámbito en el que hemos crecido consideramos como correctos. Esto significa que tiene que haber un trasfondo cultural detrás y el trasfondo cultural hoy en día en occidente es el menos sexista de la historia por lo que según la teoría del cultivo tiene que haber un trasfondo cultural por detrás.  Dicho de otra manera, los niños y las niñas deberían ser educados de forma sexista para que esos supuestos mensajes sexistas les acaben afectando a largo plazo.

La pregunta es… ¿A quien vamos a creer más? ¿A un estudio científico hecho tomando datos y por tanto basado en hechos o a un grupo de charlatanes impresentables que no paran de repetir la tontería de que los videojuegos provocan sexismo sin ninguna base que lo demuestre?

Anuncios