“La Concejala de Igualdad”

LanderTweety

El enlace del lo podéis encontrar aquí, lo digo por la gente a la que le apetezca leerlo. En cuanto a la novela gráfica de la que habla el enlace me resulta curioso que ante el ridículo que hacen no se den cuenta que el guion lo ha escrito una mujer:

ComicConcejala

 

Hay una cosa que me revienta mucho y es el hecho que la lucha por los derechos de la mujer, la cual actualmente debería centrarse en países y regiones donde ellas no tienen derechos, se haya convertido en un arma política para conseguir votos de forma barata a base de ir alimentando el fantasma del victimismo femenino una y otra vez entre una población ciertamente privilegiada.

Mirad, cuando tu no tienes un mendrugo de pan que llevarte a la boca te preocupas de la comida, cuando tienes tus necesidades cubiertas entonces tus preocupaciones pasan a cosas realmente banales y dado que el status que ha cogido la mujer en occidente es ya igual al del hombre tienen que buscar temas completamente absurdos y banales a los que agarrarse.

Este video de Thunderf00t explica muy bien la estafa que es el feminismo en el primer mundo:

Para mi una feminista que merece respeto es por ejemplo Malala Yousafzai que lleva luchando por la educación de las niñas en Pakistan y otras partes del mundo. Su lucha tiene mucho más sentido y es mucho más humana que todas las de esas pseudo-feministas del primer mundo cuyo privilegio en el mundoreal las hace perder el tiempo con enormes banalidades. En el primer mundo donde las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres no pueden luchar por cosas que ya tienen y de ahí que hagan tanto el ridículo con banalidades

El único grupo feminista occidental que ha tenido los ovarios de ir en contra de algo tan perjudicial para la mujer como es el Islam ha sido Femen, el resto se ha dedicado a crear narrativas completamente falsas con tal de inventarse problemas que no existen. Un ejemplo reciente fue lo del reportaje en la Rolling Stone estadounidense sobre una falsa violación en grupo en un campus, lo gracioso es luego escuchar a feministas como Sarkeesian decir eso de “Una de las cosas más revolucionarías que puede hacer un hombre es creer a una mujer cuando habla de su experiencia en una violación”, lo cual concuerda con una obsesión que las feministas del primer mundo tienen desde hace tiempo, el de cargarse la presunción de inocencia y convertir en infalibles sus declaraciones. Es triste por el hecho que pasamos de una sociedad donde el valor de la declaración de una mujer vale la mitad a que esta sea infalible y no se pueda contrastar, lo gracioso es cuando lo dice una mujer que pierde el tiempo en la banalidad que son los personajes femeninos en los videojuegos… ¿Se esta intentando comparar ella misma con una mujer que ha sido realmente violada? Mejor aún… ¿Se quiere comparar con una mujer que realmente ha luchado por los derechos de las mujeres?

Dicho postureo e ideología son completamente artificiales, no se puede llegar a ambos si no es destruyendo todo elemento racional y tomando una perspectiva artificial previamente construida y de forma externa. Dado que desde el mundo pseudo-académico se escribe la narrativa feminista de forma continuada estas siempre tienen algo de lo que hablar y dado que existe una cámara de eco en este tema todas piensan igual y no hay debate real dentro del mundo feminista del primer mundo, más bien nos invitan a no pensar y a ponernos unas gafas sobre nuestra visión, a ver la realidad desde una visión distorsionada de la misma.

GafasGenero1 GafasGenero2 GafasGenero3 GafasGenero4 GafasGenero5

 

Dicho de otra manera, se trata de ver la realidad de una manera distorsionada. Esto es el tema político es doblemente peligroso ya que habitualmente las narrativas políticas se hacen sobre problemas reales y no banalidades, pero resolver problemas del mundo real requiere una preparación y un conocimiento que no tiene todo el mundo a su alcance, por eso muchas políticas mediocres se acaban afianzando al feminismo y a la narrativa feminista. Por el hecho que les permite evadir los problemas reales y el mundo real al ponerse las gafas de género.

Anuncios