Citas de “Unabomber” y Anita Sarkeesian en Nightline

Theodore Kaczynski es un matemático que enloqueció en un experimento de la CIA, y se acabó convirtiendo en un ludita buscado por las autoridades debido a sus actividades terroristas. Su apodo, Unabomber, viene precisamente porque su modus operandis era mandar cartas-bomba. No es una buena persona en absoluto pero soy de los que piensa que las opiniones y palabras no se han de juzgar según de quien vienen sino por lo que son por si mismas. El hecho que “unabomber” sea el que haya escrito o pronunciado originalmente estas palabras pueden hacer que algunos las tomen como no válidas. Pero como he dicho son las palabras las que tienen que ser juzgadas para luego hacer un juicio sobre la persona que las pronuncie. Esto lo digo porque lo que voy a citar a continuación es una reflexión que se la ha leido a mucha gente, no solo a terrorista de cartas bomba como “Unabomber”, pero es que resulta que el HDLGP la clave en la definición de los SJW, los cuales no son un invento nuevo, son lo que en España llamamos “progres” y nacieron durante la revolución estudiantil del 68, por lo que huelen ya bastante a rancio.

En fin, vayamos por las citas.

#1:

Casi todo el mundo estará de acuerdo en que vivimos en una sociedad profundamente molesta. Una de las manifestaciones más extendidas de la locura de nuestro mundo es el izquierdismo, así que una discusión sobre la psicología del izquierdismo nos puede servir de introducción al debate de los problemas de la sociedad moderna en general.

#2:

Cuando alguien interpreta como despectivo casi todo lo que se dice de él (o acerca de grupos con quienes se identifica), concluimos que tiene sentimientos de inferioridad o baja autoestima. Esta tendencia está pronunciada entre los defensores de los derechos de las minorías, tanto si pertenecen como si no a la minoría cuyos derechos defienden. Son hipersensibles sobre las palabras usadas para designar a éstas. Los términos “negro”, “oriental”, “discapacitado”, “pollito” para un africano, un asiático, una persona imposibilitada o una mujer originariamente no tenían una connotación despectiva. “Broad” y “pollito” eran simplemente los equivalentes femeninos para “tío”, “caballerete” o “mozo”. Las connotaciones negativas han sido agregadas a estos términos por los propios activistas. Antropólogos izquierdistas llegan demasiado lejos al no querer decir nada acerca de personas primitivas que pueda ser interpretado como negativo: quieren reemplazar la palabra “primitivo” por “iletrado”. Parecen casi paranoicos sobre cualquier cosa que les sugiera que alguna cultura primitiva es inferior a la nuestra. (No queremos decir que las culturas primitivas SON inferiores a la nuestra. Solamente apuntamos la hipersensibilidad de estos antropólogos).

#3:

Aquellos que son más delicados sobre la terminología “políticamente correcta” no son los negros medios habitantes del gueto, inmigrantes asiáticos, mujeres maltratadas o personas imposibilitadas, sino una minoría de activistas, muchos de los cuales no pertenecen a ningún grupo “oprimido”, sino que provienen de estratos sociales privilegiados. La corrección política tiene su mayor arraigo entre los profesores de universidad, los cuales tienen empleo seguro con salarios confortables y, la mayoría de ellos, son varones blancos heterosexuales de familias de clase media.

#4:

Muchos izquierdistas tienen una intensa identificación con los problemas de grupos que tienen una imagen de débiles (mujeres), derrotados (indios americanos), repelentes (homosexuales), o por lo que sea inferiores. Nunca admitirán en su fuero interno que tienen tales sentimientos, pero es precisamente por su visión de estos grupos como inferiores por lo que se identifican con sus problemas. (No sugerimos que las mujeres, los indios, etc., SON inferiores; sólo estamos haciendo un apunte sobre la psicología izquierdista).

#5:

Las feministas están ansiosamente desesperadas por demostrar que las mujeres son tan fuertes y tan capaces como los hombres. Ellas están claramente machacadas por el miedo de que las mujeres puedan NO ser tan fuertes y capaces como los hombres.

#6:

Los izquierdistas odian todo lo que tenga una imagen de ser fuerte, bueno y exitoso. Ellos odian América, odian la civilización occidental,.odian a los varones blancos, odian la racionalidad. Las razones que dan para odiar occidente, etc. claramente no coinciden con sus motivos reales. DICEN que odian occidente porque es guerrero, imperialista, sexista, etnocéntrico, pero cuando las mismas faltas aparecen en países socialistas o culturas primitivas, encuentran excusas para ellos o, como mucho, lo admiten REFUNFUÑANDO, mientras que señalan (y muchas veces exagerando en exceso) estas faltas cuando aparecen en civilizaciones occidentales. Así, está claro que estas faltas no son los motivos reales para odiar América y occidente: odian América y occidente porque son fuertes y exitosos.

#7:

Pueden pretender que su activismo está motivado por la compasión o por principios morales, y los principios morales juegan un papel para los izquierdistas del tipo sobresocializado, pero la compasión y los principios morales no pueden ser los principales motivos para su activismo. La hostilidad es un componente demasiado distinguido del comportamiento izquierdista, de igual manera que el impulso por el poder. Muchos de los comportamientos izquierdistas no están racionalmente calculados para servir de
beneficio a la gente a quienes claman estar intentando ayudar. Si uno cree que las acciones afirmativas son buenas para la gente negra, ¿tiene sentido el demandar acciones afirmativas en términos hostiles o dogmáticos? Obviamente será más productivo tomar una aproximación diplomática y conciliadora que por lo menos haga concesiones verbales y simbólicas a las personas blancas que piensan que las acciones afirmativas los discriminan. Pero los activistas izquierdistas no tomarán semejantes aproximaciones porque no satisfarán sus necesidades emocionales. Ayudar a la gente negra no es su verdadera finalidad. En vez, los problemas raciales sirven para ellos como una excusa para expresar su propia hostilidad y frustración por su necesidad de poder. Haciendo esto ellos realmente hacen daño a la gente negra, porque la actitud hostil de los activistas hacia la mayoría blanca tiende a intensificar el odio racial.

#8:

Si nuestra sociedad no tuviera ningún problema social, tendrían que INVENTAR problemas con objeto de proporcionarse una excusa para organizar un alboroto.

Dios mio, todo esto parece una descripción exacta de Feminist Frequency, ya sabéis, el duo compuesto por Anita Sarkeesian y Jonathan Mcintosh que se han inventado el problema de que existe una cultura misógina en el mundo de los videojuegos. Mcintosh es como una especie de Dios del Caos nacido en el mundo real, el avatar de la “parodia” del izquierdista creada colectivamente en las mentes de la gente de derechas y tomando presencia mundana en la tierra.

Precisamente hace un par de noches Anita Sarkeesian apareció de nuevo en televisión para soltar sus clásicas mentiras de que los videojuegos fomentan la misoginía, justo unas semanas después que Stephen Colbert la dejará en ridículo cuando le pregunto por tres juegos que fuesen misóginos y ella no supiese que responder.

Su aparición en el programa Nightline de la ABC vino con un mensaje concreto, decir que ella es víctima del GamerGate, posición que ha tomado ella misma pese a que el GamerGate nunca ha ido sobre Anita Sarkeesian sino sobre la ética periodistica de cara a los videojuegos. Anita ha salido a defender a los medios especializados de videojuegos presentandose como una víctima con tal de conseguir activar el mantra de solidaridad femenina por un lado y por el otro para servir como distracción a los medios generales para que así nadie hable de la corrupción de los medios sobre videojuegos.

Por otro lado a Anita no se la critica por ser mujer sino por ser deshonesta y mentirosa. Desde el momento en que ella realiza vídeos de crítica sobre los videojuegos ella y Mcintosh se convierten en prensa de videojuegos, no de tipo tradicional pero si prensa de opinión y el motivo por el cual Feminist Frequency ha tenido una reacción tan negativa es por el hecho que ellos no cogen una serie de evidencias para llegar a una conclusion final, sino que ellos tienen una idea de antemano y por tanto se basan en prejuicios (Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal).

Cuando empezaron a pedir dinero para hacer su proyecto en Kickstarter ellos ya tenían la conclusión hecha. ¿Habéis oído hablar de algún estudio serio en el cual la conclusión este hecha desde antes de que se realice el estudio? No obstante desde ciertos medios nos intentan vender que el trabajo de Sarkeesian proviene de un estudio que se ha hecho y se ha llegado a unas conclusiones. Recordad que Sarkeesian delante de Colbert fue incapaz de dar evidencias que apuntarán a la conclusión a la que ella supuestamente ha tomado.

¿Que supone esto? El nivel de corrupción de los medios a la hora de darle autoridad a Sarkeesian, Mcintosh y sus prejuicios por un lado y por otro dibujarla como la gran víctima de un acoso que se ha inventado ella misma, pero solo hay que ir directamente a la descripción del video que el programa Nightline ha puesto en el canal de Youtube de la ABC para ver el nivel de deshonestidad y engaño de Sarkeesian y Mcintosh.

SarkeesianMentirosa

Traducción:

Que se siente al ser un objetivo de Gamergate.

En un esfuerzo por reprogramar la industria de los videojueos, muchos criticos abiertos están recibiendo horribles críticas y amenazas.

Nadie del GamerGate ha amenazado a Anita Sarkeesian, quien le envio amenazas fue un brasileño al que la comunidad Gamergate ayudo a identificar. (Podéis leer el caso aquí), pero dado que Anita le debe un enorme favor a la corrupta prensa de videojuegos (ya escribí sobre eso en su dia, no me voy a repetir). Por otro lado ella habla de crítica abierta pero es incapaz de tener una dialectica con sus detractores que los tacha rapidamente de misóginos y acosadores. Quizas es porque ella sabe que sus argumentos se basan en prejuicios y tendría la guerra dialéctica perdida de antemano, y por otro lado… ¿muchos? Se debe referir a todos esos corruptos de los medios que se han escondido bajo sus faldas y la recompensaron con el título de “Embajadora” en esa farsa que se ha convertido la GDC.

Pero lo que llama la atención es lo de “reprogramar”… ¿Quienes son Anita Sarkeesin y los “periodistas” corruptos para reprogramar la industria de los videojuegos? No son creadores de contenido y tampoco son consumidores del mismo. Son gente que dado que controlan plataformas de información les ha dado no por informar sino por crear narrativas. Es por ello que Anita Sarkeesian sale a defenderlos y se auto-erige como víctima del Gamergate para dibujar el movimiento como un movimiento misógino, porque ella también ha creado una narrativa, lo cual es muy diferente a hacer un análisis informativo.

Anuncios