La fallida predicción de Clayton Christensen sobre el iPhone

Comentario original:

A ver que opinas con respecto a esta entrada:
http://www.applesfera.com/apple-1/por-que-apple-es-inmune-a-la-teoria-de-clayton-christensen
no termino de compartirla, pero no tengo los conocimientos para analizarla en profundidad.

Parte de una falacia lógica que es la siguiente:

  1. Christensen erro en sus predicciones sobre Apple.
  2. La teoría de la disrupción es de Christensen.
  3. Ergo, la teoría de la disrupción es errónea.

Lo del iPhone es un caso curioso en lo que a la disrupción se refiere, no por el hecho de que sea una excepción sino que lo del dedo y el tonto. ¿Alguien se acuerda bajo que premisa se presento el iPhone originalmente?

maxresdefault

Se presento como la combinación de teléfono, reproductor multimedia (iPod) y navegador de internet de bolsillo. En toda la presentación hicieron emfasis como el iPhone llevaba la navegación de internet de nivel de escritorio al bolsillo. El errór de Christensen fue pensar que los usuarios de internet en los teléfonos móviles antes del boom de los smartphones nacido con el iPhone eran consumidores infra-saturados, es decir, consumidores que no estaban satisfechos con el nivel de rendimiento de los teléfonos móviles pero ese fue el error dado que en realidad no había consumidores insatisfechos con el internet en los móviles previos al iPhone, simplemente no habían consumidores de internet a través de móvil.

¿Que es lo que cambió con el iPhone? Pues que Apple pacto con los operadores una tarifa “plana” de datos para que la gente estuviese siempre conectada y esto en combinación con el navegador de internet incluido en el dispositivo fue suficiente como para cambiar los hábitos de la gente. Pero solo fue el primer paso, luego vendría la competencia (Android) y la tienda de aplicaciones. La situación antes de la salida del iPhone era que los teléfonos estaban capados en funcionalidad para contentar a las operadoras y el resultado era que se generaban no-consumidores de internet en los dispositivos de bolsillo.

La conclusión es que Christensen en su análisis sobre el iPhone confundió al consumidor infra-satisfecho con el no-consumidor.

Anuncios