E-Mail: Anita

Supongo que ya lo has visto, pero por si acaso …

http://www.youtube.com/watch?v=IosGtGjUxvQ#t=329

Que bueno cuando la llama feminazi !!!!

Lo que mucha gente no tiene en cuenta es que el Colbert Report no es precisamente un medio controlado e/o que este influenciado por los llamados Social Justice Warriors, este es el motivo por el cual “La Embajadora” quedo reducida a la nada delante de Colbert ya que en el fondo su  tesis no se ha sostenido por si misma. Pero ella es más bien víctima de un sistema de “pensamiento” completamente erróneo y lo pongo entre comillas por el hecho de que este hace tiempo abandono la razón por un oscurantismo basado en el consenso, por lo que realmente carece de mensaje y es que el mensaje, lo que se dice, poca importancia tiene para esta gente, si su mensaje resulta erróneo entonces cualquier crítica al mensaje (la acción) la intentaran hacer pasar como un ataque a la persona (ad hominem) para luego colectivizarlo y decir que es un ataque a un grupo de personas. Dicho de otro modo, para los SJW el mensaje de “La Embajadora” importa una mierda y lo que han hecho es crear una “red de apoyo” donde “La Embajadora” tiene la seguridad de poder soltar una tontería tras otra que a ella no le va a caer ninguna crítica, pero una vez fuera de un entorno controlado la persona queda sola con su mensaje.

Stephen-Colbert-right-and-Anita-Sarkeesian-on-The-Colbert-Report-on-Oct.-29-2014-The-Mary-Sue-800x430

Colbert le dio la oportunidad a Anita de defender sus ideas en un entorno no controlado por los SJW y fracaso por completo, cuando vi la entrevista con lo que me encontré no es con esa mujer que utiliza el tobillo de superioridad de la clásica profesora de primaria que tanto vemos en sus vídeos. Lo que vi es una mujer completamente insegura y con miedos, ví a la verdadera Anita Sarkeesian y sinceramente me dio lástima y me demostró que la Anita Sarkeesian de los vídeos no es más que un producto de marketing inventado por un lobby.

No hay que olvidar que el trasfondo del que viene Sarkeesian es la llamada “Nueva” Izquierda, que de nueva nada y que lleva 40 años dando por culo aunque muchos idiotas quieran pensar que es algo nuevo (ver ATTAC y sus satélites) y que ideológicamente no aporta nada por lo que no puede entrar en el discurso de la razón. Para la llamada “Nueva” Izquierda que es lo que hoy en día llamamos “progres” no importa el mensaje ya que ellos realmente no tienen ninguna base ideológica que se sostenga ya que no han desarrollado ninguna, es por ello que proclaman la superioridad de los sentimientos sobre la razón ya que ellos la dejaron de lado hace tiempo.

A mi personalmente me da pena la situación desde hace años, lobbies de mujeres, minorías sexuales, etc. Que han dejado la razón a un lado por el hecho que les han dicho que lo importante es “Como se sienten” y no el mensaje. Esto hace que muchas personas que forman parte de esos grupos vivan en un infantilismo completo y crean tener una autoridad moral superior a través de sentirse ofendidos pero realmente no son más que gente que ha dejado la razón a un lado para centrarse en los “sentimientos” y el sentimiento que más utilizan es el de sentirse ofendidos cuando nadie les da la razón. Están tan acostumbrados a cagar por la boca en general y a darse la razón continuamente independientemente de lo que hayan cagado que a la mínima que alguien discrepa entran en estado de pánico colectivo.

Sí Anita no perteneciera a dicho ambiente tóxico entonces es posible que ella tendría sus ideas completamente razonadas, no serían tan fáciles de desmontar y no habría dado la imagen que dio en Colbert, pero a ella le han dicho toda su vida que lo importante no es la razón sino que lo que importa son sus sentimientos, la han hecho creer que cualquier cosa que ella diga, haga o piense es válida independientemente de que sea la burrada más grande del mundo, pero para conseguir eso se necesita crear un ambiente artificial en que la crítica al mensaje desaparezca por completo y este ambiente solo se puede realizar en un entorno artificial y controlado. El Colbert Report precisamente no lo ha sido nunca, de ahí el ridículo de “La Embajadora en el programa.

Anuncios