El motivo por el cual el #Gamergate irrita tanto a ciertos sectores

El gran problema es la arrogancia moral, gente que piensa que por pensar de una manera concreta o estar en una ideología concreta son los buenos de la película y que por tanto son moralmente intachables. Obviamente cuando se colocan los argumentos de esta gente en su sitió su reacción es siempre la misma, el lloro y el pataleo.

123417_9_21_2008_3_18_38_AM_-_crying_girl

Actúan de forma prepotente desde hace décadas por el hecho de que no vienen a hablar de problema sino a imponer lo que esa gente piensa que es la solución al problema y siempre utilizando el victimismo por bandera, pero no un victimismo por el hecho de ser victimas a posteriori sino un victimismo para aprovecharse de las ventajas sociales que supone ser una víctima de algo de forma perpetua. Al fin y al cabo no es más que una necesidad de poder por subterfugios políticos ya que son gente que por si mismos no son capaces de conseguir ese poder que tanto anhelan y por eso buscan el privilegio del victimismo para tener poder sobre los demás y comportarse de forma despota por la vida.

Ayer cuando estuve escuchando el unplugged del podcast de “La Hermandad” sobre el #Gamergate dme encontré con el siguiente comentario en iVoox:

Idiota

Fijaos en el “Culpabilizar a la victima” lo cual es curioso ya que estos subseres lo utilizan mucho cuando les echas en cara que se aprovechan de la situación. El problema es que el planteamiento de esta gente es lo más perjudicial que hay en el mundo ya que el victimismo coloca a la persona que lo sufre o que adopta el papel por debajo de los demás, es por ello que son subseres por el hecho de que su victimismo los coloca en dicha posición. La igualdad no consiste en que unos se pongan a pedir perdón por su supuesto privilegio, la igualdad empieza con la destrucción mental del papel de víctima perpetua.

Pero es que la cultura del victimismo lleva años actuando, hasta el punto que muchos lo han aceptado como un comportamiento normal en la sociedad. Pero en el caso del #Gamergate la cosa se les ha vuelto en contra por un motivo, los aficionados a los videojuegos que se han indignado no han tomado la estrategia de bajar la cabeza sino que les han devuelto la pelota utilizando las misma tácticas.

… cuando miro al #Gamergate, realmente no veo al “Tea Party” (justo como esto segura que una mujer gay y liberal como Jessica Hunter realmente no veo al “Tea Party”. No, lo que veo son las tácticas de la izquierda reaccionaria moderna. A considerar: El mayor éxito del movimiento hasta ahora ha sido que Intel retire la publicidad del blog de videojuegos Gamasutra después de que han inundado a la empresa con quejas. Hemos visto esto, una tonelada de veces, pero no desde el “Tea Party”.

No, lo he visto desde los activista en contra de la Propuesta 8, quienes utilizaron sus esfuerzos combinados para conseguir que Scott Eckern, el directo artístico del Teatro Músical de California, fuese despedido por donar a la iniciativa en contra del matrimonio gay. Les hemos visto haciendo astrotufing desde un grupo en contra de las armas intentando presionar a Kroger para prohibir que la gente lleve armas. Hemos visto los  esfuezos de Black Twitter para conseguir que Paula Deen fuera descartada después de que ela admitiera el haber utilizado lenguaje racista después de un robo a mano armada. I podría seguir y seguir…

Bajo el riesgo de entrar en algunos dudosos psicoanálisis, dejadme sugerir que uno de los motivos por los cuales la izquierda esta tan molesta con el alzamiento del #GamerGate es que es la primera vez en muchos años que esos auto-proclamados Defensores de la Justicia Social se han encontrado con algún tipo de rechazo orgnizado. Y ellos se han encontrado doblemente cabreados el ver como las herramientas que ellos han estado utilizando tan furiosamente (La mafia del Twitter, la campaña de e-mails, las reclamaciones por agravio, se han vuelto en su contra).

¡Oh, la ironía! Pero para entender porque desde ciertos sectores se toma el papel del victimismo se ha de tener en cuenta que uno de los problemas colectivos que tiene la derecha conservadora en occidente es la culpa. El motivo de ello es sencillo y tiene origen en la religión. El Cristiano Conservador que suele formar parte del núcleo de la derecha o ser votante de la misma tiene un sentimiento de culpa por influencia religiosa y los de la izquierda reaccionaria que se piensan que están por encima del bien y del mal utilizan ese sentimiento de culpa y se aprovechan del mismo para sacar réditos a partir del mismo utilizando su papel de víctimas.

Pero los aficionados a los videojuegos no son la derecha conservadora y es aquí donde queda aplicada una de las máximas más famosas del Arte de la Guerra de Sun Tzu:

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”

Frente a la derecha conservadora conocen a sus enemigos pero cuando están de frente a cualquier grupo social que no cumpla las características de la derecha conservadora pierden la batalla y esto es lo que les ha llevado a la desesperación más absoluta y a perder los papeles. El problema es que la derecha conservadora esta en retroceso y cayendo en picado en lo que al número de apoyos se refiere por lo que las clásicas tácticas de la izquierda reaccionaria quedan completamente desfasadas.

Anuncios