Off-Topic: Sobre la auxiliar enferma de Ébola

Vivimos en una sociedad enferma y en estado terminal y esto se ve con lo que le ha pasado a la auxiliar que esta ingresada en el Carlos III por el tema del Ébola. Digo enferma por el hecho que se esta buscando echar las culpas de forma continuada en diversas direcciones, unos echan la culpa directamente a la enferma por no tomar las precauciones adecuadas, otros deciden echar la culpa a los políticos como si en medio de un ritual siniestro hubiesen invocado el Ébola en medio del cuerpo de la pobre auxiliar.

La realidad es que nada de eso hará que la pobre mujer se ponga mejor de su salud y la enorme realidad es que nadie se atreve a decir cual es el enorme problema que tenemos actualmente en España debido al condicionamiento mental. Mucha gente afirma ser atea pero pese a su ateismo tienen una divinidad a la que adorar llamada “público” que les lleva a mirar hacía otro lado cuando un sistema compuesto por personas humanas resulta ser “público” y es que en primer lugar la víctima de todas las decisiones es víctima por el hecho de que ella por su preparación sanitaria no debería estado cerca del misionero enfermo de Ébola y al mismo tiempo nadie la tendría que haber enviado a casa sin informarle de nada, pero de esa responsabilidad que tenía la propia administración del hospital nadie dira nada, nadie comenta nada y es un tema completamente tabú y silenciado por el hecho de que el Dios “Público” nada erra y todo lo hace perfecto aunque su funcionamiento dependa de personas humanas que puedan errar.

Nadie absolutamente nadie dejaría un niño pequeño solo caminando por el anden de un tren por el hecho de que podría caer a la via pero hemos visto como una mujer sin preparación ni conocimientos suficientes fue enviada a tratar con un enfermo de la misma manera que si dejasemos a un niño pequeño en el anden completamente solo. ¿Es culpable de eso la mujer? ¿Son culpables de eso los políticos del partido que este gobernando? Ni unos ni otros por el hecho de que se esta usando el mayor elemento contaminante de nuestra sociedad que es la culpa.

La culpa no es solo el hecho de hacer las cosas mal, con la culpa se busca avergonzar quien ha cometido el error y normalmente lo primero que busca la culpa es expiarse del error de dos maneras, la primera de ellas es el perdón y la segunda es el envió de la culpa a terceros pero en el fondo la culpa no es más que el ponerse una losa pesada encima sobre los actos y esperar la redención de terceros pero de la culpa es perdonado ese ente abstracto llamado “Lo público” de una manera descarada y es que ante cualquier error hecho por ese Dios contemporaneo aparecen sus adoradores indignados ante la afrenta a su divinidad.

En los hospitales sean públicos como privados debido a que su gestión la llevan seres humanos, debido a que hay una serie de elementos no controlables funcionando al mismo tiempo y de forma simultanea y debido a que el ser humano es un ser que erra continuamente se producen errores que sirven para que aprendamos. Pero con lo “Público” divinizado al quitarle la posibilidad de error tenemos un error tremendo ya que no damos la oportunidad a que este enmiende el error contraido.

En conclusión, todo esto es el truco del ilusionista que intenta fijar la atención hacía un punto completamente distinto del real y perpretar la continua opacidad de la administración hospitalaria en este país bajo la idea de divinización de lo “Público”.

Anuncios