E-mail: Los fans de Nintendo se están extinguiendo, pero no por lo que imaginas…

Me encontré con una teoría interesante por la web que hablaba sobre lo que se ha convertido a día de hoy el fan de Nintendo (OJO, fans sanos que apoyan también el concepto de Wii, no N64Kids) dadas las circunstancias de sus consolas y los juegos que salen a día de hoy para ellas. Qué demonios, teoría que escribí yo mismo en otra web. Trataré de contarte lo que para mí son realmente los fans de Nintendo respecto a los fanboys de otras marcas y por qué tratan siempre de desprestigiarlos y tratarlos de hipócritas. Es un copia-pega (retocado) y por eso tendrá formato distinto, así que estoy muy interesado en saber tu respuesta.

Veamos a ver que tal.

Entre lo mucho que se dice a día de hoy sobre los fans, uno de los tópicos más recurrentes es siempre la hipocresía de los nintenderos cuando ellos reciben algo que antes no tenían y criticaban, y ahora supuestamente adoran… en plan de que odian que para ser un fan de nintendo y tener que probar todo el elenco de TPs que se perdían en sus consolas necesitaban otra consola complementaria como mínimo. Pero claaaaaro, una vez más interviene el interés de contar la verdad a medias cuando la verdad completa oculta algo indiscretamente incómodo para los retractores de Nintendo.

Se menciona varias veces que en las últimas sobremesas de Nintendo solo quedan juegos de la propia Nintendo, en resultado menor cantidad de juegos que en las otras 2 consolas. ¿Y los fans de la marca supuestamente cerrados qué hacen para poder abarcar juegos de TPs? Efectivamente, empiezan a comprar otras consolas porque no les queda otra.

Pero ojo, que ahí vienen las consecuencias. Al tener más plataformas para jugar con el tiempo comienzan a apreciar más y más el trabajo de otras compañías al jugar también sus juegos, de modo que comienzan a hacer combos entre 2 consolas, se vuelven más entusiastas de los videojuegos y compran aún más consolas para probar muchos más géneros que cuando solo estaban en Nintendo. Como resultado irónico de la falta de juegos en las consolas de Nintendo, ahora sus fans únicos son cada vez menos en cantidad ya que los anteriores al abarcar más plataformas de juego se han convertido en verdaderos jugadores, al ser ahora mucho más abiertos en gustos, más objetivos y hasta más neutrales que los fanboys promedio de Sony y Microsoft, que al tener en sus consolas el elenco mayoritario TP de ahí no han salido ni saldrán, y en comparación son mucho más cerrados de gustos, por no mencionar que sus compañías las “entrenan”  en acuerdo con la “industria” para ser fieles a ellas y no salirse de ahí. Es el beneficio que queda en arriesgarse, aplíquese lo mismo a la vida misma.

Piénsalo, de hecho es como la evolución humana y de cómo el primer grupo de primates que se vió obligado a bajar de los árboles y para sobrevivir desarrollaron su inteligencia y cuerpo convirtiéndose finalmente en nosotros, los humanos, mientras que los que quedaron arriba son los chimpancés/bonobos actuales ¿entiendes, pues, de qué va realmente todo este asunto?

Yo mismo he probado y tenido antes de Nintendo otras consolas, pero llegué a un punto en el que en 2010-2011 tenía solo 3DS y pretendía conformarme con ella para toda la gen, hasta que solo por experimentar me pillé una Vita, y de ahí en adelante he ido probando muchísimo más que todo lo visto anteriormente con solo Nintendo, hasta que tengo ahora 3DS, Vita, WiiU, PS4, PC para ciertas cosillas, y ahora solo la suerte (y el dinero) decidirán si lo completo con XOne para la próxima primavera… es la diferencia entre el verdadero amor por los videojuegos y el fanatismo cerrado y perjudicial ¿o no?

Para empezar hay que tener en cuenta que el objetivo de Nintendo como mercado ha sido siempre el mercado infantil, bueno, lo fue hasta que decidieron cambiar las tornas a partir de NDS y después Wii, pero en N64 y GCN su mercado objetivo era el infantil y a las palabras de Yamauchi en su época me remito:

Hay otra cita de Yamauchi y esta vez con Gamecube:

“Una máquina de juegos que venda por un precio cercano a los 40.000 yenes ($380) puede ser comprada por gente que sea lo suficientemente mayor para trabajar a jornada parcial, pero en todo caso es demasiado cara para ser dirigida a los niños. La Dolphin (Gamecube) no será tan cara.”

Nintendo nunca planteo sus consolas como un sistema complemento sino como un sistema alternativo pensado para el mercado infantil mientras que la mayoría de fanboys de Nintendo en los foros no formarón jamás parte del mercado objetivo de Nintendo, nada les impedía comprar la consola y sus juegos, nada les impedía jugarlos pero se encontraban en ese rango de edad de gente con su propio dinero que no era el objetivo de Nintendo.  El problema de esta gente es como bien dice en la cita de más arriba es que se han acostumbrado a comprar más de un sistema por lo que se pueden permitir el lujo de transformar la sobremesa de Nintendo en un sistema complemento, dicho de otra forma y como bien dices la gran mayoría de usuarios de consolas Nintendo acaban por comprar una consola de otra marca y los juegos de terceros en la otra marca y desde el momento en que se han acostumbrado a tener dos sistemas complementarios jamás se han planteado el pedir el apoyo de los editores independientes en consolas Nintendo.

Cuando eres un niño y no tienes acceso a juegos de forma continuada como ocurre cuando eres adulto lo poco que tienes lo acabas valorando más, el problema de la sociedad de consumo es que no disfrutamos de las cosas como cuando somos niños por el hecho de que para un niño el simple hecho de ir al McDonalds a comer con sus padres es algo excepcional mientras que para nosotros que lo tenemos al alcance y en cualquier momento deja de ser excepcional. El caso de N64 es curioso por el hecho de que creo una fidelidad enorme entre los niños y adolescentes menores de 16 años muy grande (yo estuve entre ellos) y el motivo de ello era simple, con la PrincoStation los juegos te llovían a mares como si nada, no tenían valor y no te llegaban en ocasiones especiales sino en cualquier momento por lo que la valoración subjetiva era mucho menor. Los juegos de N64 era dificiles de conseguir, los juegos de NES y SNES también lo habían sido. El hecho de que algo sea escaso y dificil de conseguir es lo que da un valor increible, el video del niño abriendo su regalo con la N64 (de ahí lo de N64 Kid) es entrañable por el hecho que sabés que para él la consola tiene un valor que un adulto no tiene ya que el adulto en cualquier momento podía adquirir el sistema pero el niño no y el motivo de ello es que la percepción subjetiva del valor de la consola y sus juegos es diferente, el motivo es que para el adulto le cuesta menos trabajo conseguir los juegos mientras que para el niño es algo excepcional. Con PlayStation la cosa era distinta, aquí en España el nivel de pirateria era muy alto y los niños que tenían la consola no tenían problemas en conseguir los juegos, por lo que la escasez en N64 era lo que mitificaba y daba valor a la consola y sus juegos entre el mercado infantil.

¿Como y cuando se ha producido la devaluación de Nintendo en el mercado infantil? Cuando el termino escasez-valor desaparece por completo:

dscn1488gt0

 

Captura2UltiateUSBLoaderGui

 

Una vez que la piratería entra con un fuerza increible en NDS y Wii es cuando los padres lo ven como una oportunidad de poder darles los juegos a los niños de forma gratuita y por tanto sin que su bolsillo se resienta y desde el momento en que al niño no le cuesta esfuerzo conseguir los juegos ese valor derivado de la escasez se pierde por completo, el juego deja de ser algo excepcional para convertirse en algo que no lo es en absoluto y esto ha afectado a sus sucesoras de cara a la percepción por parte del mercado infantil al perder la “magía” por un lado y por el otro por el hecho que una vez los padres se han malacostumbrado a no pagar por algo no los vas a hacer pagar de nuevo en el nuevo sistema.

En el otro lado del espectro tenemos aquellos que desarrollaron una afición por Nintendo en su infancia y adolescencia temprana y se convirtieron en aficionados a la compañía, estos son los llamados N64 Kids por mi parte ya que la gran mayoría eran ese mercado objetivo del que hablaba Yamauchi y que tan pronto como empezarón a ganar dinero se convirtieron en consumidores de Nintendo pero con la diferencia que la economía les permitía acceder a los juegos más facilmente, dado que un niño no tiene acceso a los juegos cuando quiere la escasez poco o nada le afecta pero para un joven adulto si por lo que la forma con la que compiten dicha escasez no ha sido jamás pidiendo que Nintendo tenga apoyo de terceros a la hora de consumir (aunque lo pida en los foros) sino que como bien se sabe se compra una consola de otra marca y dada la escasez de juegos la consola de Nintendo queda relegada a un menor uso con el tiempo.

¿Pero como es que Wii U no se ha convertido en la consola complemento como ocurrió con GCN y Wii para esa gente? Pues por el hecho de como se encuentra la economía en estos momentos:

Youth-unemployment-rate-12-10-11

El nivel de desempleo en combinación con la bajada de salarios convierte a la consola complemento en un lujo para la demografía que tradicionalmente las consume por lo que al final esto se deriva en un no-consumo que no hubiese ocurrido sí Nintendo hubiese transicionado su posición de sobremesa de consola complemento a consola principal en el caso de Wii U pero esto hubiese requerido realizar las cosas de otra manera por parte de Nintendo, la cual vería su situación mejorada en sobremesa si su sistema se viese como una consola principal aunque para ello tendría que contradecir al “gran guru” que es el “intocable” ya que Nintendo al competir dentro de la misma consola con los editores independientes tendría que hacerlo también a nivel técnico y por tanto también a nivel de presupuestos.

En conclusión, al desaparecer el fenómeno escasez como valor en el mercado infantil se ha destruido la valoración de la marca en el mercado infantil por un lado y por el otro el hecho de que los aficionados a Nintendo suelen tener más de una consola es lo que termina por hacerles escorar hacía la competencia con la que pasan más tiempo.

Anuncios